Se pueden salvar vidas actuando a tiempo

  • Con los controles periódicos y autoexamen de mamas
  • La detección temprana hace posible los tratamientos oportunos

El Cáncer de Mama es la principal causa de mortalidad femenina, un triste desenlace que puede evitarse con la detección temprana. Esto permite aplicar tratamientos oportunos y efectivos.

Para un diagnóstico precoz y poder actuar a tiempo, es fundamental la realización de los controles ginecológicos periódicos. También es súper importante y de gran ayuda el autoexamen mamario.

Si luego de autoanalizarte notaste cambios en la piel, en el tamaño, enrojecimiento, secreciones, abultamientos o algún otro tipo de anormalidad, es sumamente importante y necesario consultar con tu ginecólogo o ginecóloga.

Gracias a las gestiones de la municipalidad, bajo el mandato del intendente Gastón Mazzalay, la ciudad cuenta con un mamógrafo propio para poder atender la urgencia de estos casos, como los chequeos de rutina.

Los turnos se solicitan de manera presencial en el CIC Salud. La atención en recepción es de lunes a viernes de 8 a 19hs. El estudio se realiza los días lunes, martes, miércoles y viernes desde las 9:30 hasta las 14:00hs, con un tiempo estimado de demora por paciente de 30 minutos.

Los requisitos para la solicitud de turnos

-El pedido médico emitido por un especialista de ginecología

-Se recomienda presentar estudios anteriores para la comparación con el actual, pero no es excluyente

-Las pacientes embarazadas deberán consultar con el técnico/a en mamografía

¿Cómo realizar el Autoexamen Mamas?

El autoexamen de mamas es muy fácil y rápido, consta en 6 simples pasos.

1 – Colocate frente a un espejo, levantá ambos brazos y observa posibles cambios en ambas mamas.

2 – Presiona suavemente con la yema de los dedos la mama izquierda para verificar si hay secreción de líquidos. Repetí este paso del lado derecho.

3 – Examina las axilas con la yema de los dedos en movimientos circulares para detectar abultamientos o engrosamientos.

4 – Presiona el pezón de forma suave con los dedos para verificar nuevamente secreciones. Repetilo del otro lado.

5 – Acostate con una almohada bajo tu hombro, con el codo elevado y examina con movimientos circulares tanto la mama como la Axila. Repetilo del otro lado.

6 – Podes hacer en la ducha los pasos 2,3 y 4.